LA SOMBRA NEgra 20 06 17

LA SOMBRA NEgra 20 06 17

Siganme Los Buenos

Siganme Los Buenos

HIPODRONO VERA 25 JUNIO

HIPODRONO VERA 25 JUNIO

EL DESCARTE 25 JUNIO

EL DESCARTE 25 JUNIO

martes, 12 de mayo de 2015

44 886 contacto@cavalcup.com 
       

Sin pie no hay caballo

Seguramente este dicho es el más conocido e internacionalizado de todos los que se conocen en el mundo ecuestre “ SIN PIE NO HAY CABALLO”.
Antes de comenzar, vamos a introducir un primer léxico básico //
M002754
Desde que el hombre domesticó al caballo surgió la preocupación por el cuidado de sus pies. Cualquier alteración en la salud del mismo podía suponer el no poder desplazarse, carecer de transporte y de herramienta de trabajo. Es por eso que gracias al herraje se pudieron evitar muchos de los problemas que dejaban al caballo inactivo.
Hablemos un poco de las diferentes regiones anatómicas que componen el casco; al casco externamente lo podemos dividir en dos partes: región blanda y región dura. La región dura estaría compuesta por el estuche córneo, conocido también por muralla o casco y la región de la palma o suela. La región blanda estaría compuesta por la ranilla, borde coronario y por el bulbo de los talones o pulpejos.
Estructura del casco – simplificado. Cara externa e interna.

Internamente reconoceremos:
– Los huesos tejuelo o tercera falange
– El sesamoideo impar distal o navicular
– Los cartílagos alares que están unidos al hueso tejuelo
– Las respectivas inserciones de los tendones flexores y extensores
– El ligamento navicular distal
– La almohadilla digital.
Hasta el casco también llega un paquete vasculonervioso compuesto por nervio, artería y venas digitales con sus ramificaciones hacia las regiones lateral, medial, dorsal y palmar.
La unión del tejuelo al casco del caballo. Esta unión se lleva a cabo gracias a un entramado de láminas córneas y dérmicas que fijan el hueso al casco. Este tipo de laminas se interdigitan entre ellas a modo de “velcro” y ayudan a disipar las fuerzas a las que se somete la tercera falange (tejuelo). Esto se produce en todo momento mientras el animal este apoyando las extremidades. Por tanto las laminas se encargan en parte del sostén del cuerpo, absorción y disipación en los momentos de impacto en conjunto también con la ranilla y la almohadilla digital. En determinadas patologías que afectan a dichas laminas o lesiones, se suele producir una cojera transitoria o crónica que en los siguientes artículos iremos comentando y profundizando.
Una vez conocida de forma general la anatomía que compone el dedo del caballo, entendemos mejor que cualquier dolencia que altere el estado de cualquiera de sus estructuras afectará de manera significativa a su locomoción. Dependiendo del origen de dicha dolencia, éstas podrán ser lesiones reversibles o crónicas. Se entiende entonces que las lesiones que afectan al dedo causan en la mayoría de los casos cojera.
Existe un amplio rango de patologías y causas que pueden producir la cojera. A continuación detallaremos algunas:
Patologías frecuentes
En esta tabla hemos detallado algunas de las patologías más frecuentes y conocidas que en sucesivos números trataremos de explicar cómo se desarrollan, cual/es son sus efectos y sus posibles tratamientos.
Lesiones más leves son los abscesos normalmente producidos por contusiones o clavo/s arrimados, escarzas, etc… de fácil resolución.
La mejor herramienta para prevenir muchas de estas dolencias, son el ejercicio adecuado, un buen manejo en la alimentación, la higiene diaria y herrajes o recortes con la periodicidad adecuada (entre 42 y 56 días).
Horse-Hoof-quote

Juan Mompeán Ortiz, nacido en 1980. “Mi primer contacto con los caballos fue a los cinco años. En 2002 comencé mis estudios de veterinaria, lo cuales interrumpí en el 2006 para dedicarme profesionalmente al herraje de la mano de mi profesor D. Sergio Muelle Goldstein AWCF. Desde los inicios hasta la actualidad, mi formación es continuada: nunca dejo de aprender y viajo para ello con regularidad a UK. En el presente, mi objetivo es no dejar de mejorar.”

3 Comentarios

  1. Soy un fan de los caballos me gustan mucho tus opiniones y aunque todavía no tengo uno creo que es muy valiosa la información que aporta y creo que es de mucho valor para los que nos estamos iniciando en el mundo del caballo
    Millones de gracias.
    Responder
    • ¡¡Muchísimas gracias por tu comentario!! Nos complace saber que vamos por el buen camino! :)
      Responder
  2. Muy bien! Tan importante como la habilidad manual que el trabajo de Herrador requiere, es el conocimiento en profundidad de las estructuras sobre las que actuamos. Sólo así podemos realmente aprender y progresar para mayor beneficio de los caballos.
    Un saludo
    Sergio Muelle AWCF
    Suffolk, Inglaterra, Reino Unido
    Responder

Enviar comentario

No hay comentarios:

Publicar un comentario