Siganme Los Buenos

Siganme Los Buenos

El Santiagueño

El Santiagueño

aviso Campo Venta

aviso Campo Venta

SANT LUCIA

SANT LUCIA

FUMANCHERO

FUMANCHERO

CHUPA OJO

CHUPA OJO

EL DESCARTE

EL DESCARTE

LA ILUSION

LA ILUSION

foto

foto

QUIROZ

QUIROZ

junior

junior

pocho

pocho

GIANTE

GIANTE

miércoles, 22 de febrero de 2017



EDGAR PÉREZ, DECLARADO ENEMIGO PÚBLICO DE LAS CARRERAS CUADRERAS FORMOSEÑAS

DESTACADOS 21/02/2017 
El administrador del IAS, se ha convertido, desde hace unos tres años, en un verdadero censor de esta tradición argentina, una muy popular actividad que viene de nuestros ancestros y que en esta parte del país ha sido, desde tiempos inmemoriales, el pasatiempo preferido para la gente de campo.


313
Hace cincuenta años atrás comenzaron a aparecer los primeros predios para carrera de caballos, y con el correr del tiempo, por una cuestión legal fueron varios los hípicos que contaban con su correspondiente personería jurídica.
La actividad de las cuadreras fue creciendo y con la aparición de canchas particulares, la interconexión de las localidades por el asfalto, los criadores formales e informales, y la privilegiada ubicación geográfica de la provincia, fue posible la incorporación genética de primera de Brasil cuna de los veloces en las cortas.
Todo marchaba sobre rieles, cada vez había más reuniones los sábados y domingos hasta que apareció el depredador de esta industria, Edgar Pérez, el administrador del IAS. Por su profesión, arquitecto él, y sin cancha en las cuadreras, amparado en una de la funciones que están dentro del contralor del IAS, comenzó a meter mano en la actividad, y también en los bolsillos de los organizadores, porque en realidad los hípicos legalmente conformados no existían mas,
Este personaje, que parece salido de un cuadro de los próceres de la Revolución de Mayo, y que en las reuniones que sostuvo con los concertistas de cuadreras, pretendió tomar la figura de un circunspecto funcionario, comenzó su obra destructora, haciendo a su antojo e imponiendo sumas siderales para los permisos para hacer carreras, y también rifas y bingos de las escuelas y hospitales, a quienes este hombre antiguo les cobra un canon.
Volviendo a las cuadreras armó un equipo de contralores, que deben ejercer una suerte de pesquisa de lo que se juega en forma legal, porque el monto de las apuestas está estrechamente ligado con lo que se debe llevar el IAS.
Para comenzar a hacer trámites hay que depositar la suma de 1.100 pesos, y además va a parar a las arcas de la entidad un porcentaje siempre y cuando el total de los remates supere los 40.000 pesos o en caso contrario va por un porcentaje de las entradas.
Además hay que contratar un seguro para jockey para público y jockeys, y además un adicional de la policía, que es un pelotón de diez agentes que cuesta por una jornada de carreras unos 4.000 pesos.
INUSUAL EXIGENCIA
Los burreros se preguntan, y con justa razón porque en otros deportes no hay estas exigencias, como por ejemplo el rugby, donde nunca ha ido un uniformado, y habría que ver si en los partidos de fútbol los agentes cobran.
Lo cierto es que este tal Pérez, bautizado por la feligresía burrera como el Ratón Pérez, se ha convertido en un verdadero depredador de las carreras, imponiendo suspensiones a rematadores, a canchas y dentro de poco se las va a tomar con el público, sin tener un reglamento que sustente estas medidas.
Pero el ingenio de los cuadreros supera estas vallas, ya que los burreros del oeste han armado una cancha después de la línea Barilari, donde arman cuadreras con ejemplares de Juárez, Laguna Yema, El Chorro, y las salteñas cercanas, mientras que los del centro de la provincia van al Chaco, y los del norte cruzan el Pilcomayo para competir en el Paraguay, y quedan los del este formoseño, que van a Corrientes o Resistencia, donde los problemas no son tantos para correr. Además, quizás a pedido del Casino NEO se prohibió el juego de taba y pase inglés, importantes fuentes de ingresos con que los organizadores podían solventar muchos gastos.
Por ahora las cuadreras están en terapia intermedia, porque son muchos los caballos deportivos radicados en Formosa, unos 500, y también hay harás (cabañas donde se crían caballos de carreras), con excelsa genética que todos los años echan al ruedo productos, que son adquiridos por los burreros de Formosa.
Los rumores de los corrillos políticos, bastante sucios por cierto hablan que el delfín de los concejales del emperador es Pérez, esposo a la sazón de Blanca Denis, y que su destino sería ser la presidencia del Consejo Deliberante; de ser así, los cuadreros de Formosa por lo menos están condenados a seguir sufriendo a este personaje que tanto daño le ha hecho a una tradición no solo formoseña, sino Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario